¿Cómo quererse a sí mismo?

img_0013

Buenas blogeros y amantes de la mente humana. Después de un largo tiempo descansando (eso de descansar lo digo por el blog ya que vacaciones he tenido pocas), me gustaría hablaros de un problema que vemos día a día los profesionales de la salud mental en nuestras consultas y aunque estemos mentalizados en ello aún hay chicas y chicos con trastornos relacionado con la distorsión del cuerpo.

Ante la cultura en la que nos encontramos resulta complicado que no tengamos algún tipo de complejo corporal, debido a los que nos venden como belleza (anuncios de perfumes con personas perfectas, sonrisas brillantes, cuerpos sin defectos etc…), los medios de comunicación hacen mucho daño a todo esto pero debemos saber que la perfección no existe. Acostumbramos a ver cómo las personas que más atraen, resultan más admiradas y apreciadas, tienen cuerpos que cumplen con unas medidas estipuladas, por un mundo, que sin duda, nosotros hemos creado. Estas personas que cuentan con unas medidas simétricas en su cuerpo, propias de los que entendemos hoy en día como belleza, no son más que distorsiones o ilusiones volátiles que no son reales.

Seguir estas tendencias se pueden volver muy peligrosas para nuestras mentes ya que no todos contamos con la misma constitución y metabolismo para poder cumplir con los estándares existentes socialmente. Muchos jóvenes, y no tan jóvenes, son víctimas de todo esto, sin entrar en el tema anorexia, bulimia, o el famoso trastorno dismórfico corporal, me gustaría hacer conciencia sobre la belleza que nuestro cuerpo tiene, por nuestra naturaleza.

Todas las personas somos bellas, y resultamos más bellos si empezamos a valorarnos más como personas. No todo es un cuerpo, hay muchas características dentro de la personalidad que podemos alardear de ellas y eso nos hará más bello de lo creemos. Aunque nos aceptemos tal y como somos no debemos olvidar que evidentemente comer sano y hacer deporte es algo vital para la vida y para sentirnos mejor pero lo haremos como una rutina que nuestro cuerpo y mente necesita y no como un objetivo de conseguir la meta de la belleza social (¿qué es normal o anormal?, eso solo lo marcas tú). Aun así, dentro de nuestras limitaciones genéticas, para llegar al reconocimiento sobre la propia belleza corporal, hay que dedicarse un tiempo para uno mismo para aceptar lo que la naturaleza nos ha dado. Es una belleza en bruto la cual es necesario descubrir, dedicándonos tiempo a observarnos lo maravillosos que podemos ser.

A mis pacientes que suelen manifestar este tipo de problema, siempre intento trabajar con ellos sus distorsiones mentales (esquemas mentales que que tenemos en nuestro cerebro por algún problema en la infancia en sí “aprendizaje vicario”). Por ello os voy a dar unas pequeñas pautas para que sigáis cada día y así empezar amar vuestro cuerpo:

  • Observa tu cuerpo: Ponte ante un espejo, ve dirigiendo tu mirada desde arriba hacia abajo, lentamente, observando tu pelo, tu rostro, cuello, etc… ve recorriendo todo tu cuerpo con la mirada he intenta percibir su parte más apreciadas, fíjate en la forma de tu cara, tus ojos, pestañas, boca orejas, ve cada detalle de ella y e intenta ver que es lo que te hace ser único y diferente (la diferencia es lo que nos hace ser bello). Y así con todo tu cuerpo.
  • No a la crítica corporal: Cuando tengas un pensamiento negativo sobre una parte de tu cuerpo, tomate un tiempo para apreciar su función y la necesidad de que esté ahí, tanto tiempo biológicamente como para el apoyo a otras estructuras afines. Por ejemplo, si ves que tus brazos son flácidos, agradeceré tenerlos, pues piensa que te sirven para abrazar más blandito y que las personas se siente más arropadas así. Lo que no te gusta debes reforzarlo para saber que está ahí por algo ¿no?…así podrás valorar lo que tienes y no hacer una ilusión falsa de tu yo ideal.
  • Aprecia cada parte de tí: Cuando empieces a recorrer la vista en tu cuerpo debes saber que siempre hay algo que nadie lo tiene y eso es lo que te hace diferente. Sabes que puedes encontrar algo agradable en ti, como ejemplo el color de tu ojos o la forma de ello. Siempre hay algo que los demás aprecian de ti, así que debes aprender a quererlo y a mimarlo.

Sí, se que muchos diréis, Isaac que fácil es decirlo pero llevarlo a la práctica es muy complicado, y sí, os doy la razón pero como siempre digo en mis artículos y a mis pacientes, TODO ESTO REQUIERE DE TIEMPO Y APRENDER A DIFERENCIAR DE LO IRRACIONAL A  LO RACIONAL. Y evidentemente hay mucho trabajo de trasfondo en todo esto. Por eso, la terapia es algo que debéis trabajar para aprender a diferenciarlos y para llevarlo a la practica.

NADA ES IMPOSIBLE SI APRENDEMOS A TRABAJAR DICHOS PENSAMIENTOS, RECORDAD QUE  LO APRENDIDO SE PUEDE DESAPRENDER POCO A POCO Y ESE ES NUESTRO OBJETIVO COMO TRATAMIENTO PSICOLÓGICO CON TODOS VOSOTROS .

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, Colegiado AN-07376.

psicologoquiros@gmail.com

 

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.