DIFERENTES EMOCIONES, DIFERENTES PENSAMIENTOS

cabeceraok

Buenas blogeros y amantes de la mente humana, hoy me gustaría hablaros sobre los pensamientos que nos crean malestar y nos hacen actuar de manera diferentes. Como sabéis, cada persona piensa de una forma diferente (algo muy normal y gracias a eso nos hace ser único) pero todos compartimos muchos elementos en común, y uno de ellos son las emociones. Cuando nos sentimos tristes, el contenido de nuestros pensamientos es muy similar, al igual que si nos sentimos asustados o que si nos sentimos enfadados. Todo ello es debido a que somos humanos y nuestros procesos de pensamientos y nuestras emociones son las mismas.

Pero es curioso como muchas personas actúan de manera diferente ante situaciones similares. Me explico un poco: las diferentes teorías cognitivas conductuales, nos dicen que las situaciones nos provocan pensamientos, que dependiendo del aprendizaje del ser humano puede ser interpretado de una manera más racional o irracional, por lo que las emociones van a depender de ello. Un ejemplo que os puedo poner es la de una paciente en concreto que lleva conmigo unos 6 meses. Esta paciente acudió a mí por una obsesión muy común en los TOC (miedo a hacerle daño a su propia hija). Recuerdo muy bien esa primera consulta, en la cual no paraba de llorar creyendo que estaba loca y se sentía como una psicópata (en ese sentido la tranquilice ya que las personas con personalidad psicópata no reconocen su patología y no manifiestan emociones). Cuando le expliqué que realmente el problema era la interpretación de sus pensamientos, me miraba como si estuviera loco y no se veía muy convencida de ello. Cuando le propuse el autorregistro de sus pensamientos y sus emociones para poder analizar su obsesión, se dio cuenta que no paraba de pensar durante todo el día sobre ello, dándole una interpretación catastrófica a sus pensamientos, por lo que le generaba mucha ansiedad y depresión. Esta paciente había dejado de cuidar a su hija (evitación de la conducta, que lo que realmente le producía un aumento de la ansiedad) por lo que no quería afrontar su miedo imaginario. Tras varias sesiones y habituaciones de sus pensamientos, descubrió que su ansiedad empezaba a disminuir y ¡uaalaaa!, fuimos capaz de poner objetivos de exposición hacia su hija.

Si nos damos cuenta, el hecho de habituarnos al pensamiento, la ansiedad (emoción) fue disminuyendo por completo hasta poder exponerse a su hija (conducta) y transformar sus pensamientos como algo racional llevándole a una emoción sana.

Los pensamientos son un ingrediente fundamental para poder explicar a los pacientes sobre sus problemas, y poder trabajar con ellos para llegar al bienestar emocional. No es fácil pero como siempre digo: quién dice que las cosas son fáciles.

Si somos capaces de cambiar los pensamientos catastróficos e identificarlos como tal, podemos conseguir un bienestar emocional placentero. Una manera eficaz y práctica de hacerlo, es utilizar cuatro parámetros:

1. Los pensamientos catastróficos no son objetivos: es decir, no vamos a encontrar pruebas irrefutables de su veracidad. Se creen porque se han aprendido a través de experiencias, educación etc…
2. Los pensamientos catastróficos provocan emociones que nos desbordan.
3. Los pensamientos catastróficos no son útiles: a corto plazo, nos hacen daño, provocan emociones dolorosas y comportamientos muy dañinos.
4. Los pensamientos catastróficos se expresan en un lenguaje especial: se confunde lo que es posible con seguro y eso nos hace dudar de nuestra existencia. Las desgracias existen pero no todas tienen las mismas probabilidades hipotéticas de realidad.

Así pues, os aconsejo que si estáis pasando por un mal momento emocional os aconsejo que, os paréis y debatáis si el pensamiento es real o no. Para ello, preguntaros: ¿ qué datos tenemos para que eso que estoy pensando sea tal como yo creo? y si fuera cierto, ¿cómo es posible que me cree esta emoción?… NO TODO LO QUE PENSAMOS DEBE SER REALMENTE CIERTO, A VECES LA MENTE SE EQUIVOCA.

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, colegiado AN-07376

psicologoquiros@gmail.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.