EL DUELO: TRATAMIENTO PSICOLÓGICO

Buenas blogeros!!!!! Como siempre, voy a escribir sobre un tema (a demanda de mis pacientes) sobre el DUELO. Son muchos los que me llegáis a consulta con duelos sin resolver, así pues intentaré ser lo más didáctico para que todos/as podáis saber qué es el duelo y cómo lo trato.

LAS FASES DEL DUELO

Definir las fases del duelo es bastante complicado ya que hay muchas teorías que la contradicen en si y luego hay etapas que dependiendo de la persona puede manifestarla antes o después. Lo que si tengo claro, por mi experiencia clínica, es que la tristeza o la depresión está en todo o casi todo el proceso (con mayor o menor intensidad).

No obstante, las teorías biopsicosociales nos dicen que hay 5 fases:

  1. La negación.
  2. La rabia e ira.
  3. El pacto.
  4. La depresión.
  5. La aceptación (o como yo le digo a mis pacientes, aprender a vivir con ello).

¿POR QUÉ EL DUELO A VECES SE HACE COMPLICADO?

Hay situaciones en las que la persona no puede elaborar la pérdida y se queda estancado en alguna etapa. Es un problema muy característico de:

  • Muerte de un hijo
  • Sentimientos de culpa complejos
  • Conflictos con la persona ausente no resueltos
  • Muertes por suicidio
  • Desaparecidos
  • Falsa necesidad cuando nos deja nuestra pareja
  • Etc…

Estos hechos impiden que lleguemos a la aceptación de la pérdida. Es el duelo patológico. Los síntomas ansiosos y depresivos se prolongan mucho más de lo que es habitual, el manejo de la culpa se prolonga durante mucho tiempo y el paciente establece una lucha consigo mismo y con el mundo que le rodea en forma de cambio de personalidad.

 la proyección de la culpa en estos pacientes es intensa lo que puede conducir a los pacientes a manifestar o padecer un trastorno patológico (ansiedad, depresión, agorafobia, miedo a la muerte etc…). Este aspecto es especialmente frecuente en muertes por suicidio en las que no solo la culpa necesita ser proyectada sino que además también la agresividad hacia el fallecido necesita ser desplazada hacia otra persona por resultar inaceptable para el paciente.

 Ocasionalmente, mis pacientes de un duelo patológico establecen de forma precipitada nuevas pseudorrelaciones para sustituir al ausente, es un hecho frecuente en varones viudos.

Explicaré los duelos más atendidos en mi consulta:

DUELO POR LA MUERTE DE UN HIJO/A

Cuando muere un hijo se pone en juego la dificultad para romper  la identificación proyectiva que impregnaba esta relación. Los padres vemos en nuestros hijos elementos que no podemos aceptar de nosotros mismos y luego nos identificamos con lo que consideramos ya de él, no propio. Por eso vemos en nuestros hijos versiones mejoradas de nosotros mismos. En estos casos, la muerte del hijo se lleva todo lo nuestro que teníamos depositado sobre él, creemos perder por tanto una parte vital de nosotros mismos que solo veíamos a través de él.

DUELO POR UNA ENFERMEDAD

El duelo por una enfermedad es distinta a otros duelos ya que rara vez necesita algo más que un apoyo terapéutico y farmacológico, el duelo patológico pone de manifiesto de forma no acertada la existencia de una patología anterior a la muerte del ser querido. Por tanto solo un tratamiento psicoterapéutico reglado con un apoyo psicofarmacológico simultáneo será capaz de resolverlo. De otra forma el duelo puede alargarse en el tiempo y acompañar al paciente el resto de su vida.

 DUELO POR UN DESAMOR

Estos tipos de duelos son más fáciles de tratar ya que casi todos/as manifiestan una baja autoestima y se aferran al amor verdadero como de una necesidad fisiológica se tratara. Es muy típico que los pacientes que acuden a consulta por un desamor se aferran a unas creencias irracionales como: el ser humano necesita ser amado y querido para poder vivir. En este apartado entramos en juego con el miedo a la soledad. Mi forma de trabajar con ellos es demostrarles con los registros de sus pensamientos (técnica del ABC) que lo que sienten es por lo que piensan, un pensamiento tan automático que les crean mucha angustia ya que para estos pacientes son tan válidos como el poder respirar.

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO PARA LOS DUELOS

Si habéis llegado hasta aquí ya sabréis que no hay un solo tipo de duelo sino varios. El duelo realmente es un dolor por la pérdida de algo valioso para la persona en si. No obstante, aunque cada duelo es diferente (dependiendo de la persona, situación, estado emocional o de personalidad etc…), debemos saber que el tratamiento psicológico más eficaz son los de corte cognitivo conductual y la terapia emotiva racional.

En mi caso, lo que suelo hacer con los pacientes que me vienen con esta patología es indagar bien sobre su historia para saber en que punto está del duelo. Por otro lado, se trabajará los miedos y las emociones. El diario emocional ayuda mucho a estos pacientes ya que el desahogo es algo crucial para ellos y para nosotros ya que corregiremos esos pensamientos perturbadores para poder dialogar con ellos y enseñarles debatir mediante el DIÁLOGO SOCRÁTICO  y poder demostrar que sus pensamientos no son tan racionales.

Como complemento, empezamos con un plan de actividades placenteras durante la semana (hacer deporte, hablar por teléfono con amigos/as, salir aunque sea dos veces por semanas etc…) para que los pacientes se den cuenta de que aunque les cueste arrancar una vez dentro de la actividad su estado anímico va evolucionando. Por otro lado, hablar sobre el tema es algo muy positivo para ellos (el desahogo emocional tiene el objetivo de poder habituarse sobre la pérdida).

¿HACE FALTA MEDICACIÓN PARA EL DUELO?

Muchos colegas míos (profesionales de la salud mental) tenemos debates sobre si medicar o no. En mi caso, y según los estudios más recientes de la OMS, no lo recomiendo. Los antidepresivos son tapones emocionales que al fin a cabo lo que hace es equilibrar los neurotrasmisores de la felicidad (si leéis sobre mi articulo de los neurotrasmisores y su eficacia podéis entender mejor esta parte). En el momento que el paciente quiera retirar la medicación volverá esos pensamientos irracionales no trabajados en su momento por lo que el duelo se hace más crónico en si.

Si es verdad que, muchas veces recomiendo algún ansiolítico para que el paciente pueda dormir mejor o para cuando se sienta muy alterado, pero no olvidemos que los ansiolíticos (benzodiacepina que actúa con el receptor GABBA de nuestro sistema nervioso) son muy adictivos y por ello intento explicar al paciente que tomarlo ocasionalmente en un momento determinado de su vida no es malo pero no deben tomarlo como una píldora mágica.

DEBEMOS SABER QUE EL DUELO ES ALGO QUE A TODOS/AS NOS TOCARÁ ALGÚN DÍA, YA SEA POR LA MUERTE DE UN SER QUERIDO, POR LA PÉRDIDA DE UNA PAREJA ETC… POR ELLO, EL PROCESO ES ALGO NATURA QUE DEBEMOS RESPETAR Y DEJAR QUE VAYA PASANDO, PERO ¡OJO! SI ESE SENTIMIENTO DE TRISTEZA, SOLEDAD, RABIA… PERSISTE EN EL TIEMPO Y NOS CAMBIA LA VIDA DURANTE MUCHO TIEMPO, PENSAR QUE NECESITÁIS AYUDA PROFESIONAL. TODOS/AS LO NECESITAMOS ALGUNA VEZ Y NO ES MALO EXPRESAR Y CURAR NUESTRA ALMA.

 

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, Colegiado AN-07376

psicologoquiros@gmail.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.