EL CORAZÓN ESCONDIDO DE LOS SERES HUMANOS

Buenas blogeros! Hoy me gustaría hablaros sobre una metáfora que yo utilizo mucho en mis consultas a mera explicación con todos mis pacientes: “El corazón escondido del ser humano”.

Vamos a imaginarnos un mar amplio con un cielo azul y a lo lejos observamos un trozo de hielo flotando en el mar grande. Si os dais cuenta, ese trozo de hielo es sólo lo que podemos ver y nos acercaremos dependiendo de la confianza que nos dará ese trozo de hielo o de cómo nos sintamos en ese momento para observarlo de cerca. Cuando nos acercamos, puede ser que su brillante color blanco y su forma nos atraiga, por lo que nos quedaremos al lado de ese hielo para contemplar y saborear lo que nos gusta. Ahora imaginaros por un momento que os sentí curiosos por cómo será por debajo, pero cuando os sumergir ¡el agua está tan fría y tan turbia que no podéis contemplar su belleza o no tan belleza de esa forma de hielo que tanto os gusta!. Hay dos opciones: esperar a que ese trozo de hielo (iceberg) os de una confianza plena o frustrarnos por la impaciencia de ver lo que esconde debajo (el corazón real, lo que llamo corazón escondido).

Pues bien, esta metáfora o cuento, lo explico mucho en mi consulta a todos o a casi todos mis pacientes que se exigen o creen controlar las opiniones, ideas, acciones, emociones etc…de los demás. Como siempre digo, todos los que nos rodean son como ese iceberg perdido en el mar amplio que nos atrae por su forma de ser, su atractividad, su sonrisa, sus acciones pero no podemos pedir más de lo que nos ofrezcan, ya que cada uno tenemos nuestro corazón escondido y aveces no queremos mostrarlo.

Debemos aprender a confiar en los demás, es un aprendizaje que nos ofrece sabiduría para seguir caminando en la vida. Todas aquellas personas que creen poder controlar las cosas que no están bajo su poder les llevará a la frustración y de ahí pueden llegar los trastornos psicopatológicos como la ansiedad, depresión, obsesiones etc… Y si nos traiciona, recordad que la decepción es una emoción sana por lo que debemos plantearnos si seguir a lado o alejarnos y seguir conociendo más iceberg (el mar está lleno de ellos y no porque uno o varios no nos guste o haga daño todos serán iguales).

Cada vez que os sintáis mal, pararos a pensar el por qué de ese malestar y seguro que habrá un pensamiento camuflado que habrá que corregir para no sentirnos mal o ansioso en sí.

Recordad que todos somos un iceberg y que solo nosotros mismo mostraremos lo que creamos correspondiente según el momento, la persona o el contexto en el cual nos encontremos. “No intentemos hurgar en los corazones escondidos de los demás ya que podemos hacernos daños psicológicamente, solo intenta confiar y sino confías aléjate ya que no será el momento o el iceberg adecuado par tí!.

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, colegiado AN-07376
psicologoquiros@gmail.com

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.