¿POR QUÉ LE TEMEMOS MIEDO A LA TRISTEZA?: “LA TRISTEZA COMO UNA EMOCIÓN SANA”

Buenas Blogeros/as y amantes de la psicología, me gustaría hablaros sombre los beneficios de la tristeza como emoción sana ya que la insana sería la Depresión (un tratarnos que hemos hablado en otro post).

cuando la tristeza aparece en nuestras vidas genera un malestar que intentamos eliminar a toda costa (un error que muchos humanos comentemos ya que los estudios terapéuticos demuestran que las emociones deben ser afrontadas y no restringidas), pero la tristeza también conforma un mensaje útil para nuestro equilibro psíquico ya que nos ayuda a diferenciar de lo que nos hace daño de lo que no (pero para ello, debemos saber utilizarla).

Por lo general, todas nuestras emociones son necesarias para nuestras vidas y de ellas aprendemos y maduramos a la vez.

¿Las emociones son necesarias?

Imaginemos que estamos al volante de nuestro vehículo y se enciende una luz roja en el cuadro de mandos que nos informa que nos estamos quedando sin gasolina. Gracias a esta información pararemos en la primera gasolinera que veamos para echar gasolina. Pues Las emociones, de igual manera, son señales informativas que dirigen nuestra conducta en las situaciones que vivimos. Nos ayudan a tomar decisiones y a adaptarnos a la realidad ya sea esta positiva o negativa.

Hay muchos tipos de emociones: ira, inquietud, asco, enfado, ansiedad, miedo, alegría etc… pero nos centraremos en la TRISTEZA.

¿Qué es la tristeza?

La tristeza es la emoción que activa el proceso psicológico que nos permite superar pérdidas, desilusiones o fracasos. Nos permite establecer distancia con las situaciones dolorosas para impulsar la interiorización y cicatrización del dolor generado por ellas. Así mismo, el sentir tristeza, nos ayuda a empatizar con la tristeza de los otros y así crear redes de apoyo y consuelo.

La tristeza se manifiesta de múltiples formas y en diferentes niveles:

  • A nivel físico encontramos llanto, retardo psicomotor, rostro abatido, falta de apetito, problemas de sueño…
  • A nivel mental hay una focalización de la atención en la situación problemática, dificultad para mantener la mente en blanco, problemas de concentración, pensamientos intrusivos sobre la situación…
  • A nivel conductual la persona se encuentra desmotivada para realizar las tareas cotidianas y actividades sociales…

Cuando nos sentimos tristes nos replegamos sobre nosotros mismos, este comienza con la generación de pensamientos alternativos sobre la situación traumática que nos ayudan a encajarla en nuestra vida e historia personal. Acto seguido se produce una reorganización de las conductas que emitimos para adaptarnos a la nueva realidad que nos toca vivir con nuestras pérdidas, desilusiones o fracasos.

Por tanto, la tristeza es una emoción útil aunque dolorosa puesto que es el punto de arranque del proceso de aceptación de una realidad que nos daña.

¿Cómo enfrentarse a la tristeza?

Sabemos que no es fácil pero os daré unas pautas para que intentéis lograr sacar uso de ella:

  1. Gestionar la tristeza: para poder gestionar esta emoción, es fundamental identificar la presencia de la misma, ser conscientes de ella, del cansancio y de la apatía que la acompaña.
  2. Aceptarla, la tristeza no es signo de debilidad, debemos permitirnos estar tristes, contrariamente a lo que nos dicta la sociedad de control emocional.
  3. Buscar soluciones, si es algo sobre lo que podemos actuar debemos orientarnos a la acción para eliminar la situación que nos genera la tristeza, por ejemplo si estás triste por una pelea con tu pareja puedes hablar con el/ella para resolver el malentendido. Si la la tristeza es fruto de una situación que no tiene solución, por ejemplo la muerte de un ser querido; busca consuelo en aquellas personas de tu entorno que sepan escucharte y comprenderte. El expresar las emociones ayuda a superarlas.
  4. Intenta mantener tus actividades diarias en la medida de lo posible, e incrementa las actividades agradables, te ayudará a equilibrar tu tono emocional.
  5. Practicar ejercicios de relajación cuando tu mente se quede anclada en la tristeza también te ayudara puesto que te permitirá redirigir tu atención evitando así “darle vueltas a la cabeza”. Con este último punto, como siempre les digo a mis pacientes, sólo lo utilizamos para desconectar un poco del problema pero cuando estemos más calmado retomaremos el desencadenante que nos creó la tristeza para dar solución psicológicamente como conductualmente.

Recuerda que la tristeza es una emoción necesaria y adaptativa que nos permite reorganizar nuestra vida y superar los eventos traumáticos, por tanto, sentirla forma parte de un proceso natural.

No todos/as somos capaces de afrontar dicha emoción como debiéramos pero os aseguro que si se trabaja con dicha emoción en sí, poco a poco podréis salir del pequeño pozo. Aveces la tristeza sólo es una emoción secundaria ya que podemos estar sufriendo de ansiedad, agorafobia u otros trastornos mentales o médicos que hacen que nos sintamos agotados mentalmente y aparezca la Apatía (Tristeza), por ello si ves que no encuentras solución a la tristeza, sea del tipo que sea, no dudes en consultar con un especialista en psicología o a tu médico de cabecera para que te deriven a ellos.

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, Colegiado AN-07376

psicologoquiros@gmail.com

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.