Qué es mejor los psicofármacos o la terapia: A veces la combinación es necesaria.

IMG_2035

Buenas blogeros y amantes de la mente humana. Hoy me he decidido a escribir sobre los psicofármacos ya que es una pregunta que todos mis pacientes me hacen en la primera entrevista en mis consultas. Podríamos decir que hay mucha variedad de fármacos para los trastornos mentales (antipsicóticos, antipsicóticos atípicos, tricíclicos que actúan con triples cadenas químicas etc…), pero me centraré en los fármacos más habituales desde hace unos 5 años aproximadamente (ANTIDEPRESIVOS y ANSIOLÍTICOS) ya que las estadísticas, según la OMS, nos acredita que son los que más se recetan por el ritmo de estrés que llevamos en estos últimos años.

Ansiolítico: fármaco con propiedades anti-ansiedad.
Antidepresivo: fármaco con propiedades anti-depresivas.

¿Qué son los antidepresivos?

Los antidepresivos se fundamentan en el principio de que existe una sustancia deficitaria en el cerebro (dichas sustancias son los neurotransmisores, que ya hablé de ellos en un artículo anterior), que está causando una bajada de ánimo. Los antidepresivos se encaminan por lo tanto a AUMENTAR la sustancia que falta en el cerebro, cuya falta produce un decaimiento anímico. Estas sustancias, para sintetizar, son las MONOAMINAS, a saber:

1) Serotonina
2) Noradrenalina
3) Dopamina

Los modernos antidepresivos aumentan selectivamente la serotonina (es decir, cuando por motivos situaciones como una pérdida, un disgusto etc…nuestras bombas neuronales, que son las que abren y cierran para crear más o menos serotonina, se ven afectadas por dichos desencadenamientos de la pérdida de reforzadores situacionales ), mientras que los fármacos más antigüos aumentaban indiscriminadamente las tres monoaminas, en este caso los antidepresivos tricíclicos como el anafranil (pero los efectos secundarios eran más violentos y menos tolerados por los pacientes). Los modernos tienen, por ser más selectivos, menos efectos secundarios, los llamados ISRS (inhibidores de la recaptación de la serotonina); Podríamos nombrar los más comunes:

• Fluoxetina
• Paroxetina
• Sertralina
• Citalopram
• Escitalopram

Todas ellas tienen el mismo principio activo, que es inhibir o cerrar las bombas de nuestras neuronas donde se segregan la serotonina (5-HT). Si es cierto que dependiendo de la psicopatología base que presente el paciente puede ir mejor o peor. Un ejemplo claro sobre ellos son los paciente con TOC o Trastorno de alimentación, en este caso la FLUOXETINA juega un papel fundamental ya que se ha demostrado científicamente que palia las compulsiones en si.

Por otro lados, podemos hablas de los antidepresivos duales, que se siguen utilizando en el caso del que paciente no remita o palie su sintomatología en sí por motivos metabolicos (estudio no demostrado a un 100%). Hablamos de los fármacos duales (actuación de la noradrenalina y serotonina). El fármaco más recetado y que mejor va en los pacientes es la VELANFAXINA.

¿Qué son los ansiolíticos?

Los ansiolíticos son de varios grupos farmacológicos diferentes, siendo uno de los grupos más utilizados el de las Benzodiacepinas (Lexatín, Orfidal, Trankimazín, Valium, Tranxilium, Rivotril y demás). Estos medicamentos lo que hacen es POTENCIAR QUÍMICAMENTE los mecanismos de nuestro cerebro; fundamentalmente aumentando la cantidad de otra sustancia cerebral (GABA) en determinados lugares. Aquí hablaríamos de una inhibición del sistema nervioso y su actuación es más rápido que los antidepresivos, por eso debemos tener cuidados con estos tipo de medicación, ya que su adición es bastante grave. (NUNCA NOS AUTOMEDIQUEMOS, LOS MÉDICOS ESTÁN PARA ESO, PARA DARNOS EL DIAGNÓSTICO Y LA MEDICACIÓN CORRECTA SEGÚN NUESTRA HISTORIA CLÍNICA).

Existen muchos otros medicamentos con propiedades ansiolíticas: antipsicóticos, algunos antiepilépticos, e incluso los ANTIDEPRESIVOS tienen a la larga un efecto ANSIOLÍTICO (aunque parezca paradójico), un ejemplo claro es de pacientes con trastorno de pánico que, unos de lo fármacos más utilizados es el CITALOPRAM (puede mejorar su estado anímico, y su ansiedad a la ahora de afrontar su miedo específico).

Sin embargo, para que el antidepresivo haga su efecto ansiolítico debemos esperar SEMANAS (como siempre digo a mis pacientes, deben tener paciencia ya que el efecto se notará en dos o tres semanas, dependiendo de la persona), mientras que las benzodiacepinas tienen un efecto ansiolítico casi inmediato, cuestión de minutos y segundos en algunos casos, (de hay la adición que puede crear dicho fármaco, ya que si tomamos un asiolítico y vemos su efecto inmediato es como sinos duele la cabeza y tomamos ibuprofreno , lo que no sabemos es: que si no tumbamos una hora a oscuras el dolor de cabadeza desapecera, a no ser que padezcamos de una patología como migrañias). 

El cerebro humano requiere de algo inmediato pero somos nosotros los que debemos enseñarles que la paciencia es lo que nos llevará a mejorar y se que no es fácil, ¿pero qué es fácil en esta vida?…

NO OBSTANTE, COMO SIEMPRE LES DIGO A MIS PACIENTES, LOS PSICOFÁRMACOS SOLO HACEN UNA FUNCIÓN MÍNIMA (20%). NO VALE PARA NADA TOMAR MEDICACIÓN SIN TRABAJAR LA MODIFICACIÓN DE NUESTROS PENSAMIENTOS Y CONDUCTAS. A VECES EL COMPLEMENTO PERFECTO ES LA PARTE QUÍMICA Y PSICOLÓGICA, PERO SINO TRABAJAMOS LA PARTE PSICOLÓGICA, LA PARTE QUÍMICA SE HARÁ TOLERANTE EN MENOS DE 6 MESES, Y AQUÍ ES CUANDO LLEGAMOS A LA FRUSTRACIÓN Y LA DESESPERACIÓN (PERO NO ES PREOCUPÉIS, TODO TIENE SOLUCIÓN).

LA MENTE ES GRANDE Y COMPLICADA PERO CON MOTIVACIÓN Y PRÁCTICA PODEMOS CONSEGUIR MODIFICAR Y CAMBIAR. EL TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DE CORTE COGNITVO-COMDUCTUAL ES EL MÁS EFICAZ PARA ELLO, Y COMBINAR LA PARTE FARMACOLÓGICA A VECES ES NECESARIO. 

Sin duda es un tema interesante sobre el que preguntar. Así que o invito a preguntar sobre ellos. No olvide aceptar la respuesta, y preguntar más si se queda con dudas o le surgen nuevas.

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, colegiado AN-07376
psicologoquiros@gmail.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.