PERSONALIDAD Vs ENFERMEDAD: ¿Existen relación entre ellas?

Buenas blogero y amantes de la mente humana, hoy me gustaría hablaros sobre un tema muy especial ya que muchos pacientes me preguntan sobre ello (en teoría los hipocondriácos). ¿Mi personalidad puede crearme una enfermedad física?.

Hace dos semanas me llegó un paciente derivado del médico cardiólogo por un infarto miocardio, que según su médico de cabecera le dijo que se ha producido por tener una personalidad tipo A, a lo que le pregunté ¿sabés lo qué es tener una personalidad tipo A?, evidemente mi paciente no supo que contestar y de ahí empezamos a debatir las dudas sobre ellas y de que no todo es tan cierto como lo pintan.

Por todo ello, creo que este artículo os será de ayuda para aclarar algunos conceptos en sí y el por qué nos derivan los otros médicos especialistas para trabajar con el paciente una vez controlado su patología orgánica.

¿QUÉ ES LA PERSONALIDAD, LOS RASGOS Y LOS PATRONES DE CONDUCTAS?

Ya he hablado en otros artículos sobre algunas enfermedades y la relación psicológica existente. Pero hoy os voy hablar sobre su correlación con la salud física.

Desde hace décadas la investigación relacionada con la forma en que la personalidad podía mediar en el desarrollo y evolución de una enfermedad ha sido creciente, a pesar de que el inicio del interés en ello viene desde la época de nuestro queridísimo y gran filósofo Hipócrates.

Existen diferentes elementos que pueden incidir en la aparición de una enfermedad, no obstante nos centraremos en los rasgos o características de personalidad que predisponen a los llamados patrones de conducta.
Muchos psicólogos y otros médicos espcialistas, han descrito el patrón de conducta como la reacción que sucede cuando una persona y sus características de personalidad son activadas por un agente ambiental. De aquí se puede definir tal patrón de conducta, como los rasgos que modulan el modo de enfrentarnos a la vida y a la enfermedad. Tal patrón de personalidad modula por tanto, nuestras actitudes, expectativas y a la larga, nuestro afrontamiento y habilidades de adaptación al entorno.

Por otro lado, se ha comprobado que existen muchos factores destacables en la aparición de una enfermedad. Tal como describe la OMS, el término Salud, el bienestar físico, psíquico y social dependerá de nuestro bienestar emocional, nuestras satisfacciones con la vida y de un conjunto de elementos que serán de una manera u otra en función de cómo lo afrontemos o contemplemos y serán independientes de nuestra salud física.
Tres tipos de personalidad:
El llamado Patrón de Conducta Tipo A, (PCTA) observado por los cardiólogos Friedman y Rosenman en la década de los años 50. Asociado a pacientes con cardiopatías isquémicas. Sus rasgos y características comunes son los de aquellas actitudes que muestran una lucha por lograr el mayor número de cosas en el menor tiempo posible, contra los esfuerzos de otras personas y los elementos del mismo ambiente. Se observó que este tipo de pacientes tenían más probabilidad de presentar angina de pecho o infarto de miocardio. Lo consideraron un factor de riesgo asociado al consumo de tóxicos, conductas agresivas o violentas. Se establecieron entre otros, rasgos patológicos como la hostilidad o reacción agresivas al entorno, la competitividad, impulsividad y alexitimia (dificultad para identificar y expresar emociones, sentiminentos o afectos). Un estilo autoritario y dominante, necesidad de control, escasa empatía, sobreimplicación laboral o metas rígidas son otros rasgos característicos de este patrón.
Patrón de Conducta tipo B: es el que se enmarca como saludable. Los rasgos que componen este patrón son los de aquella persona tranquila, relajada, empática, asertiva, abierta a las relaciones sociales y con tendencia a focalizar su objetivo en un mayor bienestar emocional. No hay hostilidad y es consciente de sus limitaciones. Se suele definir como la no presencia de un Patrón de tipo A.
Patrón de Conducta de tipo C, (PCTC): es sin duda, el más nombrado a la vez que reconocido, por estar asociado con enfermedades cancerígenas o crónicas. Morris y Greer identificaron este patrón en 1980, a pesar que Galeno (S.II A. C) ya mencionaba la asociación entre determinados perfiles de personalidad con el desarrollo del cáncer. Los rasgos establecidos para este patrón son: inhibición o supresión de emociones negativas, como la ira; dificultad para afrontar situaciones estresantes; bajos niveles de asertividad y hostilidad y altos niveles de ansiedad preocupación y sumisión. En este último grupo existe una vocación de servicio a los demás, autosacrificio y complacencia. Los principales rasgos patológicos en este patrón son la supresión-inhibición-negación de emociones negativas y la incapacidad para afrontar las situaciones estresantes.

Pero tenemos que tener claro que: El estrés por sí solo no desencadena procesos tumorales o otro tipo de enfermedades sino que median muchas otras variables. Más que en la causa, este patrón puede mediar en la supervivencia ante la enfermedad.
La posible explicación etiológica para cada uno ha sido planteada por diversos autores, y no hay que darlos como algo certero porque aún falta mucho para dar con la tecla. Debemos recordad que aún quedan muchas investigaciones para dar como válidas a un 100% todas estas propuestas teóricas-médicas, pero si es verdad que gracias a ellas, los psicólogos clínicos podemos acercarnos mejor a nuestros tratamientos para una mejora en la prevención de la salud física y mental.

¿ENTONCES LA PERSONALIDAD PROVOCA ENFERMEDADES?

Contestar a esta pregunta es como buscar una aguja en un pajar!!!!! Y aún no sabemos realmente porque aveces vienen las enfermedades. En el caso del paciente citado al principio podríamos decir que sí que es verdad que daba con un cuadro de personalidad tipo A y por eso fue derivado a salud mental, pero también tenemos que estudiar en profundidad su historia clínica, consumo de tóxicos, edad, factores géneticos o hereditarios familiares etc… No obstante, lo que tenemos claro es que la vida pasa factura y depende de nuestra alimentación, consumos de drogas etc… lo que nos pueden provocar algún tipo de enfermedad y si no lo aceptas tal como viene o tu personalidad es algo negativa, hostil, agresiva etc… puede empeorar el cuadro patológico diagnosticado en si.

Muchos pacientes me vienen derivados por una diabetes emocional o una hipertención emocional… son personas que realmente no cumplen con un diagnostico claro de dichas enfermedades, pero cuando sufren alguna adversidad negativa o no son campaces de ser tolerantes a las adeversidades que la vida nos da obligatoriamente (como: desgracias familiares, desamores, economía etc…), sufren dichos trastornos psicosomáticos en el cual debemos paliar trabajando con la modificación de los pensamientos, para que sus emociones no sean tan insanas y puedan dar soluciones más resolutivas.

¿QUÉ TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS O PREVENCIONES EXISTEN PARA ELLO?

Como siempre digo, y es mi campo de espicialización, modificar la forma de pensar nos ayudará mucho a prevenir o paliar las enfermedades futuras; esto no significa que si voy al psicólogo y trabajo mi fomar de pensar ya no sufriré nada. Debemos tener en cuenta que el ser humano no somos robots, por lo que debemos estar preparado emocionalamente para lo que nos depare el futuro y ¡sé qué es difícil! pero aceptarlo es la mejor manera que tenemos para no caer en Depresión, Ansiedad etc…

A modo de conclución: podríamos decir que un trastorno psicológico no produce enfermedades fisiológicas, sino que cuando tenemos alguna enfermedad fisiológica es más probable padecer un estado de ánimo bajo o ansiedad y eso si que puede provocar un mal pronogtico en las enferemedades.

La personalidad es un conjunto de rasgos y patrones que se forjan durante nuestra infancia y adolescencia a través de un aprendizaje vicario (educación, religión, comportamientos de los demás dependiendo de nuestro entorno  etc…); y aunque es complejo de cambiar, si se puede modificar algunas conductas mediante la terapia. 

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, Colegiado AN-07376

psicologoquiros@gmail.com

Leave a reply:

Your email address will not be published.