¿POR QUÉ NOS DEPRIMIMOS?

fullsizerender-1

Buenas blogeros y amantes de la mente humana. Hoy me gustaría hablaros sobre un tema muy recurrente en nuestras consultas ¡LA DEPRESIÓN!. Primeramente me gustaría daros una definición exacta de ella ya que la palabra depresión es muy utilizada a día de hoy, e incluso si vas al médico de cabecera y le comentas que llevas tiempo sin ganas de nada te dice que tienes depresión y te receta un antidepresivo (como si fuera tan fácil y las pastillas lo curaran todo).

La depresión es mucho mas que un estado de ánimo bajo; es un serio trastorno emocional que nos hace cambiar la forma de pensar, sentir y actuar. Cuando sufrimos de depresión puede que se nos quite las ganas de comer, dejamos cosas que anteriormente nos gustaba hacer, a veces puede aparecer con ansiedad e irritabilidad, somos más irascibles a todo tipo de situaciones, nuestra forma de pensar cambia por completo y vemos las cosas más oscuras de lo que son etc…

Podríamos decir que, y así lo demuestran los estudios científicos, la depresión es un trastorno mental que afecta a casi un 10% de la población actual, aumentando el riesgo con la edad (se estima que la edad de padecer este tipo de trastorno es a partir de los 35 y 45 años).

Pero ¿por qué nos deprimimos?, durante mucho tiempo se pensó que la depresión era una causa de desarreglo bioquímico en el cerebro y aún hoy en día muchos profesionales siguen creyendo dicha teoría. Realmente, se ha ido demostrando con estudios científicos que uno de los inicios de padecer depresión es la forma de afrontar los problemas. Veamos: si una persona sin esperarlo se queda sin trabajo, pierde a un ser querido, rompe con su pareja etc… puede pensar que es normal sentir tristeza por la situación que está pasando pero no deja de hacer cosas importantes o dejar de afrontar los problemas que vaya surgiéndole. Nuestra manera de actuar va depender siempre de nuestra manera de pensar y eso es lo que nos provocará una emoción más placentera o menos placenteras. A partir de ahí, nuestro cerebro empieza a generar menos neurotrasmisores  (sustancias que participan con nuestro sistema nervioso central para generar emociones) y esto será lo que asiente la depresión. Así pues, los cambios bioquímicos que se producen en el cerebro serían el resultado y no la causa de la depresión.

Este concepto es muy importante ya que la función del Psicólogo Clínico es analizar en la primera consulta cuál fue la ruptura de cadenas conductuales que el paciente tuvo para poder dar una explicación coherente del problema que manifiesta. A partir de ahí empezaremos con implantarle un plan de acción en las actividades placenteras y proponerle las actividades que más fácil sea de realizar (dependiendo de su estado en que manifiesta el problema). Evidentemente, un antidepresivo sería un buen complemento para que el paciente pudiese trabajar y entender mejor el tratamiento psicológico, pero NO ES LA ÚNICA SOLUCIÓN. Poco a poco, trabajaríamos la vulnerabilidad de padecer depresión y el por qué la padeció para darle prevenciones futuras. El diálogo socrático también ayuda al paciente depresivo ya que debemos racionalizar con él sobre sus pensamientos caóticos.

Siempre digo a mis pacientes que los pensamientos pueden ser nuestro peor enemigo y por ello insisto mucho en los autorregistros sobre ¿qué pensamos?, es una ayuda fundamental para poder trabajar con ellos los errores cognitivos que manifiestan. Si conseguimos corregir y transformar esas creencias erróneas podremos modificar nuestras emociones.

Así pues, si os sentí sin ánimo, sin ganas de comer, si os atormenta alguna situación u os desborda algún problema que os pueda afectar al sueño, en vuestro ámbito laboral, social y familiar; no dudéis en pedir ayuda a algún profesional de la salud mental. Con esfuerzo y motivación, la depresión se vence ya que ¡NO ES UNA ENFERMEDAD!

Dr. Fco. Isaac Quirós Rojas, colegiado AN-07376

psicologoquiros@gmail.com

 

Leave a reply:

Your email address will not be published.